historia-auxiliar-01
Home Seguridad

Servicios

Seguridad

La gestión y el mantenimiento de la M-30, la vía de circunvalación urbana que rodea la almendra central de la ciudad de Madrid es el compromiso compartido por todas las personas que formamos parte de Madrid Calle 30.

Los dos pilares fundamentales sobre los que basamos el reparto de tareas son el área de explotación y estructuras, y el área de instalaciones.

Pero por encima de todo, la seguridad vial es la primera de nuestras prioridades, transversal a todas las demás.

Nuestro compromiso con la seguridad vial

Somos conocedores de los requerimientos contenidos en la Directiva 2004/54/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, que regula los requisitos mínimos de seguridad a cumplir en los túneles de la red transeuropea de carreteras de más de 500 metros; así como del Real Decreto 635/2006, de 26 de mayo, sobre requisitos mínimos de seguridad en los túneles de carreteras del Estado.

Y somos conscientes del compromiso con la seguridad que supone la gestión de una plataforma de movilidad por la que transitan al año 570 millones de personas.

Desliza para ver completo

Los túneles de la M-30 son el patrimonio más valioso de una infraestructura singular.

Por su complejidad, necesitamos superar todos los requisitos, verificaciones y controles exigibles para garantizar la seguridad durante todo el ciclo de vida de la infraestructura, de los equipamientos y de los equipos de respuesta ante la eventualidad de cualquier incidente.

Los hechos y los datos demuestran que los tramos en túnel ofrecen menos siniestralidad que los segmentos a cielo abierto. Sin embargo, ante un incendio, las consecuencias pueden ser mucho más severas, debido a la singularidad de un espacio confinado. De ahí que haya sido necesario diseñar unos mecanismos de seguridad especialmente exigentes, con requerimientos superiores a los que rigen a cielo abierto.

A tal efecto, en Madrid Calle 30 contamos con medios y recursos dedicados a la supervisión y control del tráfico rodado las 24 horas los 365 días del año.

Las inspecciones periódicas, los planes de formación, los protocolos de actuación, la coordinación con todos los agentes involucrados (como servicios de emergencias, protección civil, bomberos o policía municipal), o los simulacros, por ejemplo, no son un trámite más, sino una autoexigencia ineludible.

Para nosotros, la seguridad vial en la M-30 está por encima de cualquier otra consideración.