EL ASEGURAMIENTO DE LA CALIDAD EN MADRID CALLE 30

Madrid Calle 30, a través de Emesa, trabaja a diario para asegurar el correcto mantenimiento de toda su infraestructura mediante la realización de operaciones y controles de calidad preventivos que están exhaustivamente planificados y recogidos en el Plan de Mantenimiento de la empresa.
¿Su objetivo? Garantizar tanto la calidad del servicio prestado como la seguridad de usuarios y trabajadores de la M30.

calidad calidad2

Con el objetivo de garantizar la calidad del servicio prestado y, muy especialmente, la seguridad de los usuarios y de los propios trabajadores, se lleva a cabo un riguroso mantenimiento de toda su infraestructura. Desde el sistema de alumbrado hasta el de drenaje, pasando por los semáforos o la señalización, todos los elementos que conforman las instalaciones de M30 son periódicamente testados para asegurar que se mantienen en sus altos estándares de calidad.

La planificación de estos trabajos está exhaustivamente recogida en el “Plan de Mantenimiento”, el manual que planifica tanto las operaciones y controles preventivos que deben realizarse sobre las instalaciones como su periodicidad.

Se dispone de un equipo técnico y de un equipo de ingenieros especializados para realizar la supervisión e inspeccion de las instalaciones y elementos de obra civil. Asimismo, ciertos controles específicos –como las auscultaciones del firme o de señalización horizontal– son realizados con instrumentación específica por empresas especializadas.

Además de estos controles internos, el Ayuntamiento de Madrid realiza cada seis meses una Auditoría de Calidad por empresa especializada externa para evaluar el nivel de cumplimiento de ejecución del contrato a Madrid Calle 30 y por ende a Emesa. Asimismo, una vez al año, AENOR evalúa mediante una auditoría externa el Sistema Integrado de Gestión de la Calidad, Medio Ambiente y Seguridad y Salud en el Trabajo del que dispone EMESA.

Existen ademas otras iniciativas encaminadas a asegurar la calidad y la eficiencia de la gestión de la M-30. De forma continua se desarrollan proyectos de mejora y de renovación de elementos e instalaciones, se elaboran informes técnicos, estudios de seguridad vial o análisis medioambientales, entre otras cosas, y se imparten cursos de formación a la plantilla, para que estén siempre actualizados con las últimas novedades en materia de calidad e innovación. Todo ello para garantizar los más altos estándares de calidad de la Calle 30, un activo al servicio de la ciudad de Madrid.