Home Comunicación Actualidad Actualidad Los códigos de los túneles de la M-30
los-codigos-tuneles

Actualidad

Los códigos de los túneles de la M-30

Publicado el 29 de enero de 2024
Lectura de 4 mins

El anillo de la M-30, eslabón fundamental de la ‘red arterial de movilidad’ de la capital de España, es hoy una referencia a nivel mundial, no sólo por las magnitudes de una infraestructura singular, sino también por la excelencia operativa de su equipo de profesionales expertos.

La M-30 es un anillo (longitudinal) de 32 kilómetros, de los cuales 22 discurren a cielo abierto y 10 kilómetros a través de túneles.

Si sumamos todos los ramales, estamos hablando de 238 kilómetros, de los cuales 190 kilómetros discurren a cielo abierto y 48 kilómetros son túneles.

Y si sumamos todos los carriles, hablamos de una plataforma de movilidad de 506 kilómetros, de los que 386 kilómetros son a cielo abierto y 120 kilómetros túneles, lo que la convierte en la red de túneles urbanos más extensa de Europa, y que, además, soporta un volumen medio de tráfico de 1,3 millones de vehículos al día, de los cuales medio millón circulan a diario por los túneles.

Para facilitar la ubicación de los conductores dentro de estos túneles, se ha implementado un sistema de códigos de localización en los muros. Estos
códigos alfanuméricos se distribuyen a intervalos regulares de 20 metros a lo largo de los túneles, con el propósito de proporcionar una referencia precisa de la localización en caso de emergencia.

Ofrecen información detallada acerca de la posición del conductor en el túnel, incluyendo el kilómetro y el decámetro en el que se encuentra, así como si está en la calzada exterior o interior de la M-30. Además, en el caso de la calzada, el código especifica si se ubica en el eje central lateral o en un ramal de la vía.

Para entender estos códigos, se utiliza la siguiente clave:

  • «X» representa la calzada exterior
  • «N» indica la calzada interior
  • «C» corresponde a la calzada central
  • «L» señala la posición en el lateral
  • «R» denota la ubicación en un ramal

Por ejemplo, al interpretar el código de localización «13XL24», se puede determinar que el vehículo se encuentra en el kilómetro 13 más 240 metros, en el lateral de la calzada exterior del túnel.

Los códigos de localización implementados en los túneles de la M-30 ofrecen varios beneficios significativos:

  1. Facilitan la ubicación precisa en caso de emergencia. En situaciones de emergencia, como accidentes de tráfico o problemas técnicos en el túnel, estos códigos proporcionan una referencia rápida y precisa de la ubicación del vehículo.
    Esto agiliza la respuesta de los servicios de emergencia, reduciendo el tiempo necesario para llegar al lugar del incidente y prestar asistencia.
  2. Mejoran la seguridad de los conductores. Los códigos permiten a los conductores tener un conocimiento claro de su ubicación en el túnel, lo que puede aumentar su sensación de seguridad. Los conductores pueden comunicar su ubicación con precisión a las autoridades o servicios de auxilio en caso de necesidad.
  3. Facilitan la planificación y el mantenimiento de la infraestructura. Los códigos de localización también son valiosos para la planificación y el mantenimiento de la infraestructura vial. Proporcionan datos precisos sobre la ubicación de eventos, como reparaciones, inspecciones y limpieza, lo que contribuye a un mantenimiento eficiente de los túneles y una gestión más efectiva de la infraestructura de transporte en general. Esto a su vez puede ayudar a reducir el tiempo de los cortes de los túneles para trabajos de mantenimiento, minimizando las interrupciones en el tráfico.