Historia

Está aquí: Inicio Calle 30 Historia

Los estudios para la construcción de la M-30 comenzaron en la década de los sesenta y su puesta en marcha se inició en los años setenta. Surgió como respuesta a la necesidad de una vía de circunvalación que distribuyera los tráficos de entrada y salida a las principales carreteras nacionales. Sin embargo, su construcción se prolongó en el tiempo y se fué modificando su trazado, transformando el concepto inicial de la vía, haciéndola más urbana. Prueba de ello es el tramo de la avenida de la Ilustración, regulado por semáforos y asumido como parte integral de un núcleo de población del municipio de Madrid.

En los años 70 se inauguraron las zonas comprendidas entre el nudo de Manoteras y la conexión con la antigua N-IV (actual avenida de Andalucía) y el tramo que discurría entonces sobre la avenida del Manzanares.

En los años 90 se inauguraron las zonas del norte de la ciudad de Madrid, conectando las zonas de Puerta de Hierro (antigua N-VI) y la Avenida de la Ilustración.

Hasta el año 2003, la titularidad de la M-30 correspondía al Ministerio de Fomento, quien durante la década de 1990 destinó la mayor parte de los recursos para la construcción de una nueva vía la M-40. La cual debía cumplier el cometido de satisfacer la necesidad de una circunvalación que diera solución a los tráficos supramunicipales. Pero habría que esperar desde los años 90 otros diez años más para que las numerosas voces que clamaban por la reforma de la M-30 fueran escuchadas.

En el verano de 2003 se redactan los proyectos y se elaboran los programas en los que se definen los periodos de contratación y ejecucion de las obras. Del mismo modo se verifica la viabilidad de los proyectos desde varias perspectivas:

  • Tipo de obra a acometer y necesidades técnicas.
  • Autorizaciones requeridas por parte del Gobierno estatal, las autoridades medioambientales, las hidráulicas y las culturales con competencias sobre la M-30. 
  • Tiempos de ejecución de obra de máximos de 36 meses y contrataciones escalonadas en función de la dificultad de los trámites. Una primera serie de contrataciones se produjo en 2004 y una segunda, para aquellos proyectos que requerían gestiones más complejas, en la primavera de 2005.
  • No solapamiento con otras actuaciones ya en marcha o previstas.
  • Modelo financiero necesario para la ejecución.

La M-30 no es una vía uniforme y, por lo ranto, requería tratamientos distintos, de manera que la transformación se sistematizó en tres ejes diferenciados:

  • Mejora de las conexiones de la M-30 con las vías principales.
  • Creación de nuevos itinerarios para la resolución de zonas congestionadas.
  • Desaparición de las calzadas laterales junto al Manzanares, de tal forma que se recuperará el río para la ciudad y sus habitantes.

El 8 de mayo de 2007, con la apertura del túnel sur del Bypass, finalizaron las obras de reforma de la M-30 iniciadas el 2 de septiembre de 2004. Se ponía fin así a un proyecto de transformación urbana que supuso un esfuerzo excepcional para hacer frente con eficacia a los déficits acumulados a lo largo de tres décadas por una vía obsoleta, insegura y que no daba respuesta a los madrileños del siglo XXI.

La reforma de la M-30 constituyó no solo una extraordinaria iniciativa para mejorar la movilidad creando una eficaz vía distribuidora de tráfico, sino también la mayor opración de reequilibrio ambiental de las últimas décadas en la ciudad de Madrid, al eliminar la barrera con los distritos del sur y el oeste; recuperar el río Manzanares y sentar las bases de Madrid Río que pone en valor el patrimonio histórico.

Desde la finalización un equipo cualificado de profesionales desarrollan su labor en la explotación de la actual Calle 30. Entre ellos:

  • Ingenieros que análizan de forma continua las variables relacionadas con el estado de la Calle 30, proponiendo soluciones ante problemas actuales o futuros y verificando el buen estado de la Calle 30 para dar un servicio de calidad a los usuarios.
  • Personal del Centro de Control que vigilan y controlan el equipamiento de los túneles. Actuando de manera activa en caso de emergencia en Calle 30.
  • Personal de Mantenimiento y Conservación que mantiene y conserva en base a los estandares de calidad planteados. Reparando en tiempos record las incidencias que pudiesen surgir.
  • Personal de Primera Intervención que presta las primeras ayudas a los usuarios que sufren una incidencia en tiempo record. Colaborando con los servicios de emergencias municipales de forma directa en caso de emergencia.

Profesionales que entienden y valoran la importancia de Calle 30 dentro de la vida de la ciudad.

MADRID CALLE 30 CENTRO DE CONTROL DE TÚNELES

  • Telf: 91 539 12 36
  • Fax: 91 530 95 88

Redes sociales